Renovar la piel. Adiós a las células muertas
La piel produce continuamente células nuevas que tardan de tres a cinco semanas en llegar hasta la superficie y emergen con la finalidad de remplazar a las antiguas, ya sin vida. Es un constante proceso que permite la regeneración cutánea. Las células muertas, poco a poco, se van desprendiendo y si no se retiran a tiempo pueden crear una barrera poco saludable debajo de la cual se esconde la suavidad de la piel. Existen diversos factores determinantes que lo ralentizan, como el paso de los años, el estrés, una mala alimentación y la falta de cuidados oportunos.

La eliminación de las células muertas en las capas exteriores promueve la regeneración celular, aumenta el proceso de descamación natural, libera a la piel de la suciedad incrustada y estimula la circulación sanguínea. Suaviza las arrugas producidas por los movimientos de expresión como las que se forman alrededor de la boca y los ojos y devuelve a la piel la juventud perdida. 
Diluye las discromías pigmentarías y pequeñas cicatrices y reduce las secuelas del acné. Al retirar la capa de células muertas acumuladas en la superficie, se estimula a la capa basal a producir más cantidad de otras nuevas a un ritmo más acelerado. Tras una correcta exfoliación los productos cosméticos surten un mayor efecto. Penetran más fácilmente y con mayor rapidez. Una piel mejor oxigenada esta más receptiva.

 
Si nos remontamos a nuestra historia podemos observar que el pueblo egipcio ya se interesaba por eliminar las células muertas de su piel. Elaboraban ‘ungüentos’ exfoliantes mezclando aceites animales, sal y polvo de alabastro. Los famosos baños de leche también ejercían un ligero efecto exfoliante gracias al acido láctico que contiene la leche.  Las mujeres hindús usaban polvo de piedra pómez mezclado con orina con el fin de que su piel quedara mas suave.
    

Se puede hacer una clasificación de los peeling dependiendo del grado de profundidad en el que actúan. La elección de la profundidad y por tanto, del exfoliante se hará de acuerdo al tipo de lesión a tratar y de la zona afectada, aunque los resultados varían según las características de cada piel.    La exfoliacion superficial actúa sobre el estrato basal y es la mas común y sencilla de poner en practica. Es  imprescindible en casi todos los tratamientos que se realizan en cabina, ya sean faciales o corporales. Con ella se consigue atenuar pecas y manchas.  De la composición del cosmético y de las características concretas de la piel del cliente dependerá el intervalo de tiempo con el que es necesario realizar el procedimiento.    El peeling medio llega hasta la  dermis reticular superficial. La descamación es mas fuerte que en el superficial y por tanto los resultados mas visibles. Generalmente puede aplicarse de nuevo a las seis semanas. El Peeling profundo penetra hasta la capa intermedia de la dermis reticular. Actúa sobre las arrugas y manchas mas profundas. Resulta más abrasivo pero la renovación de la piel es mayor. Es necesario utilizar anestesia y ha de realizarse por personal medico facultativo debidamente capacitado. Posteriormente puede aparecer un enrojecimiento intenso de la piel y una fuerte descamación temporal.  Los resultados son más duraderos.

 
En la actualidad existen numerosos medios para exfoliar la piel: acido salicílico, resorcinol, fenol, a. tricloroacetico (TCA), ácido mandelico, a. fitico, dióxido de carbono, alfa hidroxiacidos,  ácido glicolico, láser, abrasión o dermoabrasion. Día a día aparecen en el mercado innovadores productos destinados a exfoliar la piel, así como novedosos equipos de última generación con los que se obtienen cada vez mejores resultados. Como profesionales es nuestro deber  informarnos constantemente de las últimas novedades, para poder ofrecer a los clientes los mejores resultados y satisfacer sus necesidades. Acudir a ferias, cursos, presentaciones de nuevas firmas cosméticas, consultar libros y revistas profesionales o navegar por la red en busca de información son obligaciones permanentes de todo profesional que se precie.
 

Los exfoliantes más utilizados en la elaboración de productos de cosmética natural son la caña de bambú micronizada, el combinado de almendras con pepita de uva y el hueso triturado de algunas frutas. Se usan para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar pequeñas cicatrices de acné  y decolorar  manchas.


Los alfahidroxiácidos son un grupo de sustancias naturales que proceden de cítricos como la naranja y el limón. El ácido láctico se obtiene de la leche y el  tartárico del vino. Todos ellos se utilizan principalmente para reducir pequeñas arrugas y manchas leves de pigmentación y suavizar la piel. Los ácidos de frutas llamados A.H.A. se utilizan con fines cosméticos desde hace algún tiempo.  Diversos investigadores han demostrado su eficacia como exfoliantes actuando en sinergia con el proceso de renovación celular natural, contribuyendo a mejorar la respiración celular esencial y logrando un perfecto funcionamiento de las células.

 
El acido glicólico se extrae de la caña de azúcar.  Este alfahidroxiácido elimina las células muertas de las capas más superficiales de la piel, mejorando el estado de pequeñas arrugas, el fotoenvejecimiento cutáneo, las manchas solares y propias de la edad y las cicatrices.  Se basa en la aplicación de  una solución sobre aquellas áreas del rostro o del cuerpo que se desea tratar. Se presenta en concentraciones distintas, de cuya escala dependerán sus efectos y profundidades. A mayor profundidad, mayores efectos pero también más riesgos.

 
El acido retinoico es un peeling  poco agresivo, que produce una descamación media en las capas superficiales. Se usa principalmente para contrarrestar el fotoenvejecimiento, ya que aumenta el espesor de la piel y atenúa las arrugas, gracias a que renueva las fibras elásticas y las células de la dermis. Su aplicación debe hacerse durante la noche  para evitar los  efectos contraproducentes producidos por los rayos del sol. A baja concentración es muy útil para recomendar en tratamientos de seguimiento en el domicilio. No se debe confundir con el retinol.

 
El peeling profundo con TCA (ácido tricloacético) es un peeling químico que provoca una descamación que propicia la renovación cutánea capaz de remover las capas de piel envejecidas. Tras él, la nueva piel presenta un aspecto más joven,  terso y con un atractivo brillo natural. Resulta efectivo a la hora de eliminar manchas solares o de vejez, arrugas naso genianas, del contorno de los ojos,  frente y cicatrices. La solución se puede aplicar a toda la cara o en áreas determinadas.

 
 El Fenol es de uso exclusivo medico. Se utiliza para el tratamiento de las arrugas mas profundas y eliminar secuelas de acné. Al aplicar la solución se desprende una capa de piel. Sus efectos son espectaculares pero como contrapartida la reepitelización (regeneración de la piel) es mucho más lenta.  Es necesaria anestesia e incluso ingreso hospitalario.

 
El láser de CO2 produce disparos de luz muy intensa y de elevada precisión, capaces de eliminar progresivamente las microcapas de la piel sin llegar a penetrar profundamente. Una vez que se ha eliminado la parte más superficial se procede a avanzar en profundidad, hasta conseguir los resultados pretendidos. Suaviza las arrugas producidas por contracción muscular reiterada, como las que se forman alrededor de la boca y los ojos por movimientos de expresión. Los resultados son excelentes. Como contrapartida puede producir eritema, reacciones alérgicas, e incluso, en un porcentaje pequeño se pueden dar casos de   infecciones bacterianas o virales.

 
El Peeling ultrasónico se efectúa a través de un equipo de ultrasonido que emite ondas que se proyectan directamente hacia las zonas a tratar.  Además de exfoliar, los estímulos eléctricos  promueven la producción de colágeno y de fibras elásticas ayudando a rejuvenecer la piel. Limpia la piel en profundidad y atenúa las a arrugas.

La microdermoabrasión es una técnica de exfoliación rápida y eficiente para eliminar las células muertas de los estratos más superficiales de la piel. Atenúa las arrugas, estimula el tejido elástico y como resultado se obtiene una piel de apariencia más bonita y firme. Algunos expertos aseguran que con él se eliminan las arrugas superficiales y las profundas se atenúan entre un  30 y un 70%.  Se utiliza para solucionar problemas de fotoenvejecimiento, manchas de pigmentación, hiperqueratosis, melasma, líneas marcadas de expresión, arrugas, milium, comedones, poros abiertos, pieles seborreicas, cicatrices de acné y cicatrices superficiales y queloideas,   Se produce una mayor regeneración celular e incremento en la producción de colágeno, aumentando la elasticidad. Estimula la micro circulación y oxigenación de la piel.

Es un procedimiento para  el que se utilizan pequeños cristales de dióxido de aluminio capaces de producir un desgaste o ‘limado’ en la epidermis. Se proyectan los microcristales por las zonas a tratar que son eliminados por succión junto con las células muertas.  La regulación de la potencia de aspiración permite precisar con exactitud la intensidad de la exfoliacion, para adaptar el tratamiento a las necesidades de cada cliente. El profesional elije el grado de abrasión incrementando o no el tiempo de acción sobre cada  determinada zona. El número de sesiones necesarias para obtener los resultados deseados depende de las condiciones de la piel y del equipo usado. El tiempo aproximado de cada sesión es de alrededor de treinta minutos, dependiendo de las características de la piel y del  área a tratar. Con el primer tratamiento, el paciente notará una inmediata mejoría en la textura y la apariencia de su piel. Los resultados de la microdermabrasión son inmediatos. La sangre con sus nutrientes y oxigeno fluye a la superficie de la piel para reparar los tejidos rápidamente. El resultado es una piel fresca y saludable. Tras el tratamiento puede aparecer sensibilización, ligero enrojecimiento en algunas zonas y tirantez de la piel. Efectos secundarios que generalmente desaparecen en corto espacio de tiempo.  La dermoabrasion es aun mas profunda.  En muchos casos se recurre a la anestesia local. 

 
Tras un tratamiento de exfoliacion no debemos olvidar aconsejar al cliente una serie de recomendaciones. Ha de evitarse la depilación y las limpiezas faciales con productos que en su formulación contengan ácidos exfoliantes. Se debe evitar la exposición al sol, además de utilizar un protector solar elevado para salir a la calle.  No rascarse la zona tratada, ni arrancar la pielcitas que aparecen como consecuencia de la descamación. El cliente deberá aplicarse en su domicilio un tratamiento de seguimiento apropiado para las necesidades concretas de su piel.

 

Fecha: 2008-05-12 21:08:27
Copyright © Weberos.net (Callosa De Sarria, Alicante) | Powered by RCinformatica. | Politica de Privacidad | Aviso Legal